Guía para saber si las calorías son buenas o malas

almonds and gummy bears

Tanto si intentas perder, ganar o mantener peso, todo se reduce a la ingesta de calorías. La cuestión es: ¿son todas las calorías iguales?

¿Qué es una caloría?

Las calorías son unidades físicas para medir el calor y la energía. La energía nutricional contenida en la grasa, la proteína y los cabrohidratos se expresa en kilocalorías (kcal o Cal.) y es lo que constituye tu ingesta calórica diaria. Nuestros cuerpos necesitan la energía proporcionada por estos nutrientes para funcionar bien.

La ingesta de calorías es la clave

La fórmula es sencilla: si consumes menos calorías de las que quemas, perderás peso. Si quieres quemar un 1 kg de grasa, tendrás que quemar unas 7.000 calorías. ¿Y si consumes más calorías de las que quemas? La consecuencia será que ganarás peso. En este caso, la proporción de carbohidratos, proteína y grasa en tu ingesta diaria es irrelevante. Esta proporción, sin embargo, determina cómo te sientes, o si tendrás que luchar contra los antojos dos horas después de haber comido.

Jemand trackt sein Essen mit der Runtastic Balance App

Calorías buenas vs. calorías malas

Imagina por un momento que te nutrieras solo con azúcar puro. Si no quemaras más calorías que las que consumes del azúcar, tu peso sería siendo el mismo. Pero, ¿qué le pasaría al cuerpo? Primero, tendrías muchas deficiencias nutricionales y tu cuerpo no sería capaz de mantener sus funciones. Después de todo, la sacarosa no proporciona ningún nutriente valioso. Los efectos no solo se notan en la salud en general, sino también en el aspecto de la piel y en el funcionamiento del sistema inmune.

No lo olvides: la comida (saludable) es mucho más que calorías. Nos proporciona vitaminas, minerales y fibra. Estos nutrientes también determinan cómo te sientes después de haber comido.

Vamos a comparar las calorías de algunos alimentos y bebidas comunes:

Entonces, ¿cuáles son las calorías buenas y las malas? A veces ayuda pensar en el concepto de “comer limpio”, darle preferencia a las comidas sin procesar en su forma más pura. Esto aplica a frutas, verduras, legumbres, frutos secos o huevos. Puedes llenarte de estos alimentos sin pensar demasiado en la ingesta de calorías diaria. La variedad es la clave.

Las calorías malas se encuentran en alimentos altos en azúcar o en la comida rápida, exactamente lo contrario de la “comida limpia”. Apenas aportan ningún nutriente, solo montones de calorías vacías. Si intentas mantener tu peso, tendrás que prestar atención a las calorías “malas” que ingieres. Solo te sacian temporalmente y te llevan a tener antojos poco después de comer. Puedes disfrutar de tomar calorías “malas” de vez en cuando, pero intenta que sea lo mínimo.

***

CALIFICA ESTE ARTÍCULO

Julia Denner Julia es dietista y una creativa cocinera. Está convencida de que una dieta variada y regular junto a un buen entrenamiento son las claves del éxito. Ver todos los artículos de Julia Denner »

Leave a Reply