Preparación de alimentos con antelación: consejos para principiantes

Preparación de alimentos y comidas con antelación

Preparar la comida con antelación está de moda. ¿Y por qué no? Es una opción casera y más saludable que ir a por una hamburguesa de última hora.

argumentos a favor de preparar la comidA CON ANTELACIÓN:

  • Obedeciendo a la expresión “los abdominales se hacen en la cocina”, las comidas caseras son más equilibradas y saludables. Tú sabes exactamente lo que pones en cada receta.
  • Te ahorras tiempo entre semana.
  • Preparar la comida de antemano es más barato que comer fuera.
  • Puedes combatir el hambre con aperitivos sanos.
  • A mucha gente le relaja cocinar.

¿Cuál es la mejor forma de preparar comidas con antelación? Saca un poco de tiempo un par de noches a la semana (por ejemplo el domingo y el miércoles) para preparar aperitivos y comidas para los días laborales. ¿Necesitas más consejos? Te traemos 7 para que no te falle nada:

7 consejos para la preparación de alimentos con antelación

1. Prepara raciones abundantes

El consejo más simple: a partir de ahora, prepara más cantidad. ¿Vas a hacer un arroz este domingo? Haz dos o tres raciones más para que mañana ya tengas la comida hecha.

Prepara también las guarniciones, como la quinoa o la pasta, con tiempo. Puedes guardar las sobras en la nevera y usarlas al día siguiente en una ensalada por ejemplo.

Healthy food cooked in a pan

2. Piensa en los recipientes

Ten siempre suficientes recipientes en casa para llevar, pero trata de evitar el plástico. Escoge alternativas que sean buenas para el medioambiente (o sin BPA). Las botellas de vidrio son buenas para los batidos, los botes de vidrio para la avena con frutas y las latas de acero inoxidable para las ensaladas.

3. Batidos para llevar

¿Has dormido de más y ahora llegas tarde? Solo lleva unos minutos hacer un batido y puede reemplazar una comida. Corta fruta y verdura, divídelas en porciones para una comida y congélalas si quieres. Así podrás guardarlas durante mucho tiempo sin que pierdan vitaminas ni minerales. Mezcla todos los ingredientes por la mañana y tendrás un desayuno saludable listo para tomar.

¿Lo sabías?

Las frutas y verduras congeladas suelen contener más micronutrientes que los productos frescos. Durante el transporte, el almacenamiento y la cocción se pierden vitaminas. Cuando compres productos frescos, intenta que sean de proximidad y de temporada y cuécelos bien.

Green smoothie

4. Huevos cocidos en el horno

Los huevos son una fuente increíble de proteínas y vitaminas, así que siempre deberían estar en tu lista de la compra saludable. Los huevos cocidos son una muy buena opción para ensaladas o para combatir los antojos entre comidas. El problema es que la mayoría de los hervidores solo tienen espacio para 5 huevos. ¡Pero también los puedes hacer en el horno! Es muy fácil: calienta el horno a 170ºC. Llena una bandeja de magdalenas con 12 huevos y hornéalos durante unos 30 minutos. ¡Ya está! Ahora tienes una docena de huevos duros para usarlos como más te plazca.

5. El congelador es tu aliado

¿Has preparado mucha comida pero no quieres estar comiendo lo mismo toda la semana? Ningún problema. Hay muchas comidas (como los curris, las sopas o los estofados) que se pueden congelar en porciones individuales.

6. Aperitivos sanos para picar entre horas

Por las tardes siempre solemos sentir la tentación de picar algo. El cuerpo necesita energía durante los días laborales. Prepárate para esos momentos. Llena unos tarros con nueces, fruta seca o chocolate negro. O prepara unas bolitas energéticas el domingo para tener durante la semana. Esto te ayudará a combatir el bajón de la tarde.

7. En la variedad está el gusto

¿Siempre comes lo mismo? ¡Entonces pronto te acabarás aburriendo! Preparar la comida con antelación puede ayudarte comer bien y a añadir algo de variedad a tus menús.

Nuestro consejo

Prepara ingredientes por separado para que los puedas combinar como quieras. El pollo a la plancha o el tofu van bien con arroz y brócoli o con una ensalada mixta.

Un último consejo: no pasa nada si un día no te apetece cocinar o si prefieres comer en un restaurante con gente del trabajo. Solo tienes que asegurarte de que le eres fiel a tu rutina saludable el resto de días de la semana. En el equilibrio está la clave.

resumen

Si quieres comer bien y seguir una dieta equilibrada y saludable, la preparación de comidas y alimentos te será muy útil. Además, es una buena forma de ahorrar tiempo y dinero.

***

CALIFICA ESTE ARTÍCULO

Julia Denner Como dietista, Julia trabaja para inspirar a otros a llevar una dieta saludable y equilibrada. Le encanta cocinar y disfruta con la naturaleza, el yoga y los entrenamientos de fuerza. Ver todos los artículos de Julia Denner »