Cómo recuperar tu energía después de correr

Man exhausted after run

Has salido a correr con motivación y lo has dado todo… pero has terminado el entrenamiento y ha llegado el momento de recobrar fuerzas. Lo más probable es que te sientas genial de ánimo, ¿pero sientes el cuerpo muy cansado? Te damos 6 consejos que te garantizarán una dosis extra de energía para recuperarte después de una buena sesión de running.


Toma un snack rico en carbohidratos entre 30 y 60 minutos antes de entrenar. Tu cuerpo no se sentirá bien después de entrenar si previamente no le has dado los nutrientes suficientes. Así que come un plátano, una barrita de granola baja en fibra o una tostada con mermelada. ¡Recuerda también que es muy importante mantener una buena hidratación!


¿Sientes dolor abdominal cuando corres? ¿Te mareas o sientes muy débiles las piernas? ¡Haz caso a las señales que te envía el cuerpo! Si ves que necesitas una pausa en mitad del entrenamiento, párate o vete más lento. De este modo evitarás agotar al cuerpo y podrás seguir con tu rutina post entrenamiento sin problemas.


Deberías tomar un tentempié de carbohidratos complejos y proteínas al menos una hora después de haber salido a correr. Te dará más energía y ayudará a tus músculos a recuperarse.

 ¿Qué te conviene comer después de entrenar?

  • Un smoothie a base de agua de coco, yogur griego, fruta y semillas de chía
  • Copos de avena con leche y fruta seca
  • Una tortilla de verduras con una rebanada de pan integral


La cafeína da un impulso al rendimiento antes de entrenar, pero también ayuda después de entrenar: el café, el té matcha y las bebidas energéticas, por ejemplo, pueden darte el empujoncito que necesitas después de tanto esfuerzo.

¿Sabías que…?

Hay estudios que demuestran que la cafeína reduce el dolor muscular y contrarresta la falta de fuerza tras el ejercicio físico.


Las duchas calientes son apetecibles, pero el agua fría provoca una sensación regenerativa, ¿verdad? 😉 Varios estudios señalan que las duchas con agua fría aceleran el proceso de recuperación y pueden calmar el dolor muscular. Por otro lado, la temperatura fría estimula el flujo sanguíneo, facilitando una respiración más profunda.


En vez de descansar en el sofá directamente, te conviene más hacer una sesión cortita de yoga, unos estiramientos o unos ejercicios con el rodillo de espuma, por ejemplo. Un poquito de ejercicio adicional nos ayuda a sentirnos más en forma. Así mismo, la vuelta a la calma es también una parte importante del proceso de recuperación.

***

CALIFICA ESTE ARTÍCULO

Tina Sturm-Ornezeder Tina es una apasionada de la palabra escrita, los aguacates y el yoga y es, sobre todo, muy curiosa. Le encanta descubrir nuevas tendencias e informar sobre ellas. Ver todos los artículos de Tina Sturm-Ornezeder »