Cuánta proteína deberías tomar realmente después de entrenar

¿Cuánta proteína necesito realmente después de un entrenamiento? ¿Tengo que beber una batido proteico después de entrenar? ¿Si tomo más proteína quemaré más grasas o tendré más músculos? ¿O ambos? Seguro que muchos de los que nos estáis leyendo os habéis hecho estas preguntas antes. Si miras en internet las respuestas seguro que encuentras demasiada información y nunca encuentras las respuestas específicas. O puede que le hayas preguntado al chico más cachas del gimnasio y te ha dicho que la respuesta es siempre más proteína. Olvídate de todo lo que hayas oído hasta ahora: ahora has llegado hasta aquí. Vamos a responder las preguntas una a una.

Jemand macht sich einen Proteinshake nach dem Training

1. ¿Cuánta proteína necesito después de mi entrenamiento?

Vamos a empezar diciendo que sólo porque comas (o bebas, con un batido) montones de proteína después de un entreno no significa que el cuerpo la vaya absorber toda. Por eso no es la mejor idea del mundo que te hartes de proteína después de un entrenamiento y puede que sea hasta un desperdicio. El cuerpo puede procesar aproximadamente unos 20 g de proteína en cada vez. Así que, ¿qué sucede con esa proteína extra? Pues que seguramente se almacenará como grasa. Sí, es crucial que tomes una cantidad adecuada después del entreno (durante los 30-60 minutos de después), pero más no es siempre mejor.

2. ¿Tengo que beber un batido proteico después de mi entrenamiento?

Los batidos de proteína tienen un fin: son rápidos y prácticos. La proteína de suero de leche ya está descompuesta y es el tipo de proteína con más biodisponibilidad en polvo. Básicamente está lista para que el cuerpo la absorba sin tener que trabajar mucho. Ahora bien, ¿puedes tomar comida de verdad después de entrenar? ¡Por supuesto! La proteína en polvo es un suplemento y la comida real siempre se puede consumir en su lugar. ¿Suelo yo tomar batidos proteicos después de un entrenamiento? Sí, los tomo. Es por las razones que he citado anteriormente: son rápidos y prácticos. Si entreno por la mañana añado 20 g de proteína a mi smoothie o si entreno por la tarde añado a mi batido algo de leche de almendras y me lo bebo así. Es importante que tengas en cuenta la calidad de la proteína, que no tenga ingredientes artificiales, químicos, etc. porque, recuerda, el hígado tiene que desintoxicarse de todos esos químicos. Pero ten en cuenta que cuanto mayor sea la calidad de la proteína, más tendrás que pagar. En lugar de ir a por un polvo de proteína que esté de oferta, opta por comida de verdad.

También me gustaría mencionar que si entrenas antes de comer, ¡debes comer! No tienes por qué tomar un batido si es hora de comer e ibas a comer de todas formas. Tómate tu tiempo para pensar en tus horarios de entrenamiento. Si es entre comidas un batido puede ser una buena idea.

Ein Glas Erdnussbutter-Bananen-Shake auf einer Holzplatte

3. Si tomo más proteína, ¿tendré más músculos o quemaré más grasa? ¿O ambos?

Vamos a quitarnos la idea de que más proteína es siempre mejor. Volvamos a lo que he mencionado sobre la cantidad de proteína que deberías tomar a lo largo del día y luego sepárala en distintas comidas y aperitivos. Reserva 20 g de proteína para después de tu entrenamiento y luego toma el resto en el resto de comidas. No es tan complicado, ¿verdad? La proteína juega un papel crucial en la quema de grasa y en la construcción de músculos.

¿Quieres recetas para después de entrenar que sean deliciosas y tengan suficiente proteína? Prueba estas tortitas de plátano y avena, esta ensalada de fideos o este plato de quinoa con ternera y tomates.

***

CALIFICA ESTE ARTÍCULO

Lunden Souza Lunden trabaja como entrenadora personal y Fitness Coach. Inspira a usuarios de todo el mundo con sus consejos y entrenamientos sobre fitness y nutrición. Ver todos los artículos de Lunden Souza »

Leave a Reply