¿Frescas o congeladas? ¿Cuándo tienen más vitaminas las frutas y las verduras?

“Las frutas y las verduras congeladas contienen más vitaminas que las frescas.” Seguro que lo has oído alguna vez, ¿pero es realmente cierto? Hemos decidido investigarlo y estas son las conclusiones.

Frescas o congeladas – ¿cómo son más saludables?

Frescas: no siempre es verdad 

¿Hay algo mejor que las frutas y las verduras frescas? Pero que no estén congeladas no significa automáticamente que sean realmente frescas. Normalmente, estos productos tienen que recorrer largas distancias desde que son cosechados o recolectados hasta que llegan al supermercado. Esto es especialmente perjudicial para alimentos ricos en vitaminas, especialmente vitamina C, que se encuentra en grandes cantidades en alimentos como los pimientos, las judías verdes, el brócoli, la coliflor, las espinacas y los cítricos. Una temperatura y unas condiciones de luz inadecuadas, así como la exposición al oxígeno, conllevan una pérdida de vitamina C.  

Una persona cortando verduras frescas

¿Lo sabías?

La fruta y la verdura almacenada a temperatura ambiente pierde un 20% de su contenido en vitamina C al día. En la nevera, este porcentaje se ve reducido en gran medida: la fibra y los minerales (como el hierro) parecen ser más estables, duran más tiempo y no se pierden al cocinar.(1)

Compra la fruta y la verdura en el mercado local y escoge productos de temporada.

Los congelados suelen ser una buena alternativa

Las verduras y frutas congeladas suelen ser cosechadas y recolectadas en el punto óptimo de madurez y congeladas inmediatamente. En este proceso se pierden muy pocos nutrientes. 

Si no consumes la fruta y la verdura al poco tiempo de comprarla, deberías decantarte por productos congelados, ya que contienen más vitaminas y minerales que los productos frescos que han estado demasiado tiempo a temperatura ambiente o en la nevera. Por lo que a verduras ricas en vitamina C se refiere, como el brócoli o las judías verdes, suele ser mejor comprar directamente la versión congelada, según un estudio.(2)

Un bol con frambuesas y arándanos congelados

Otro estudio muestra que la cantidad de antioxidantes en arándanos después de 3 semanas en el congelador es incluso superior que en la variante fresca.(3)

Es clave mantener los alimentos congelados siempre en frío. Esto significa que deberías transportar los productos congelados a casa lo más rápido posible en una bolsa isotérmica.

Presta atención al procesamiento

La cantidad de vitaminas y minerales en las frutas y las verduras también depende de la forma en que las consumes. Las verduras deberían cocinarse al vapor en vez de hervirlas directamente. O puedes comerlas crudas en una deliciosa ensalada.

También hay la opción de fermentar determinadas verduras (como la col fermentada, o el kimchi). Los alimentos fermentados están preservados de forma que pueden llegar a ser incluso más nutritivos que los frescos.

La fruta suele comerse fresca. Pero si en invierno también quieres disfrutar de fruta que no es de temporada como las cerezas, los melocotones o las peras, puedes hacerlas en conserva. Así no se pierden muchos nutrientes, pero debes tener en cuenta que la fruta confitada suele durar un año y debe conservarse en un recipiente hermético en un lugar fresco, seco y oscuro.

Un bol con verduras frescas

En resumen

En una dieta equilibrada deberías combinar fruta y verduras frescas Y congeladas. En el caso de las frescas, debes tener en cuenta la temporada y el origen, ya que durante el transporte pierden muchas vitaminas.  

También debes tener en cuenta que los preparados de verduras listos para consumir, suelen contener mucha grasa, sal o azúcar, por lo que antes de comprar estos productos deberías leer la lista de ingredientes.

***

CALIFICA ESTE ARTÍCULO