6 razones por las que no consigues perder peso con el running

A woman running in the city

Aunque para muchos el running sea una pasión y haya quienes corran para preparar una carrera, la realidad es que muchas personas deciden empezar a correr porque quieren bajar de peso o simplemente mantenerse en forma para llevar una vida más sana. Correr no siempre es placentero, pero desde luego es un ejercicio efectivo si se hace con el objetivo de perder peso… y cualquier excusa es buena para disfrutar de ese dulce que tanto nos gusta, ¿verdad?

Hoy analizaremos por qué no estás viendo resultados tan rápido como habías imaginado o incluso por qué puede que hayas ganado algo de peso.

Si eres consciente de lo que realmente le estás dando al cuerpo puedes mantener el peso con el que te sientas más a gusto, sin tener que hacer grandes sacrificios. Sabemos que correr puede resultar muy duro, por eso queremos ayudarte para que te resulte más fácil cosechar frutos.

Una mujer y un hombro corriendo al aire libre

Quizás te preguntes si hay algo que estimule la pérdida de peso…

Desgraciadamente, muchos de los que empiezan a correr para perder peso se sienten frustrados y tiran la toalla porque no obtienen los resultados deseados o porque terminan incluso ganando algo de peso.

Sin embargo, si entiendes el mecanismo del cuerpo comprenderás mejor ese aumento de peso que se da al principio y mantendrás una actitud positiva durante todo el proceso: sabrás que las mejoras en la salud vendrán con el tiempo y que tu marca mejorará eventualmente.

6 razones por las que el running no te está ayudando a adelgazar

1. La báscula engaña

Sí, muchos nos subimos a la báscula para ver si ha habido progresos, pero no deberías obsesionarte con los números porque esa cifra solo te indicará el peso absoluto, lo cual no te explica realmente qué sucede en tu cuerpo.

Imagina un ejemplo simple como beber un galón de agua y verás que tu peso aumenta hasta 3,8 kg. ¡Suena a anécdota, pero demuestra que el peso absoluto que ves en la báscula no corresponde exactamente a los cambios físicos que experimentas!

2. Más cantidad de agua

Cuando aumentas la intensidad de los entrenamientos tu cuerpo empieza a retener y almacenar agua para reparar las fibras musculares y distribuir glucógeno a los músculos activos.

Asimismo puede que bebas más agua de lo normal para hidratarte bien después de correr y, como ya hemos comentado anteriormente, esto añadirá peso adicional a la báscula.

3. El músculo pesa más que la grasa

Claro que no ganarás masa muscular de un día para otro, pero con el tiempo notarás que tu cuerpo empieza a desarrollar músculo y a quemar grasa.

Esto añadirá kilos a la cifra que verás en la báscula, pero no te preocupes: ¡se trata de un cambio positivo! En este caso estarás reemplazando tejido adiposo de baja densidad por tejido muscular de alta densidad que te ayudará a correr más rápido y estar más en forma.

Un hombre descansando después de correr

4. Querer ver resultados a corto plazo

¿Sabías que medio kilo equivale a unas 3500 calorías? Por lo tanto, si quieres perder peso de forma saludable deberías reducir entre 300 y 600 calorías al día (la cantidad varía en base a diferentes factores… ¡no todos somos iguales!). Esto te ayudará a perder entre 0,5 y 0,9 kg a la semana. Eso sí, recuerda no obsesionarte con la báscula: pesarte cada mañana no te servirá para tener más información sobre tu progreso.

Del mismo modo que no deberías esperar una bajada de un minuto en tu marca de 5K tan solo una semana después de empezar a entrenar, tampoco deberías obsesionarte con bajar 2,3 kg en tan poco tiempo… ¡no sería saludable ni realista!

5. Comer demasiado para compensar el trabajo

Correr es uno de los ejercicios físicos que más calorías quema, pero esto no significa que después de entrenar puedas comer cualquier cosa y aún así bajar de peso. Lo de “hoy he corrido una hora, así que me lo he ganado” no justifica que consumas una cantidad elevada de alimentos no saludables.

Muchos runners se juntan para disfrutar de un desayuno colosal después de haber salido a correr juntos. No obstante, ten cuidado con este tipo de comidas: un frappuccino bien dulce y un trozo de tarta echarán a perder cualquier deficiencia calórica que haya creado tu cuerpo al correr. Con el running se pueden quemar muchísimas calorías, pero tienes que andar con cuidado con las comidas de alta intensidad energética que no te aportan nutrientes de calidad.

Además, para que tus esfuerzos no sean en vano, necesitas proporcionar a tus músculos una cantidad suficiente de carbohidratos y proteína para que se recuperen como es debido. ¡Recuerda que una alimentación equilibrada es la base de una vida saludable!

Una comida equilibrada en un plato de madera

Recuperarte de tus sesiones de running es muy importante y alimentar los músculos con los nutrientes adecuados debería ser una prioridad. Cuanto más duro entrenes, más hambre sentirás y la clave para afrontar tal cambio es tomar alimentos de calidad que sean ricos en nutrientes.

Recuerda que no respetar la fase de descanso y sacrificar la recuperación de los músculos por no añadir unas cuantas calorías no es un buen plan a largo plazo. Las cifras que te ofrece la báscula son arbitrarias y fijarse solo en estas puede ser perjudicial para un progreso duradero y efectivo.

¿Sabías que…?

Los runners queman unas 65 calorías por kilómetro (aunque la cifra variará en base a parámetros como el ritmo, la talla y el metabolismo del corredor, por ejemplo).

6. Calorías ocultas

Las bebidas energéticas y los geles para deportistas son un claro ejemplo de calorías “ocultas” por su alto contenido calórico.

Es fundamental que entrenes tu estrategia para obtener combustible si vas a hacer carreras largas o entrenamientos de alta intensidad. Cuando se realiza un ejercicio físico tan exigente el cuerpo necesita que le proporciones energía y es cierto que los productos como las bebidas y los geles energizantes te lo ponen fácil.

Sin embargo, recuerda que el total de calorías que quemarás durante la actividad será menos del que esperas, ya que habrás añadido unas calorías inesperadas. Ojo: eso no significa que tengas que saltarte la fase de darle combustible al cuerpo, sino que es una cifra a tener en cuenta.

Conclusión: concéntrate en lo que de verdad importa

Está claro que si lo que buscas es perder peso con el running no verás resultados inmediatos.

Aunque con este deporte se queman más calorías que con cualquier otro ejercicio, no deberías obsesionarte con la báscula ni basarte en esta para conocer tu condición física. En vez de seguir la pista a los kilos de más o de menos, piensa en el nivel de energía, la fuerza y tu estado de ánimo para saber cómo estás progresando.

***

CALIFICA ESTE ARTÍCULO

Tina Muir Como ex corredora de élite, Tina sabe que los atletas se tienen que centrar en su entrenamiento. "Soy experta en mejorar tu running". Ver todos los artículos de Tina Muir »

Leave a Reply