5 cosas que no deberías hacer antes de entrenar

A man working out

Sea cuál sea la razón por la que entrenas, tu éxito depende de lo que haces antes y después de tu entrenamiento. Así que la próxima vez que quieras comer un snack antes de hacer ejercicio, piénsatelo bien.

Sigue leyendo para descubrir qué es lo que deberías tener en cuenta antes de un entrenamiento para sacarle el máximo partido.

1. No comas mucho justo antes de entrenar

Es una buena idea comer un pequeño snack hasta media hora antes de tu entrenamiento para conseguir energía. También te ayuda a estimular el sistema temprano por la mañana y te aporta la energía que necesitas para ponerte en marcha. Lo que realmente importa es lo que comes: algo de fruta, una rebanada de pan integral con miel o yogur griego con fruta deshidratada.

Consejo de nutrición:

No ingieras alimentos ricos en fibra antes de hacer ejercicio. Te mantienen con el estómago lleno durante más tiempo pero son más lentos de digerir, por lo que no puedes beneficiarte de la energía lo suficientemente rápido. Además, la fibra estimula el sistema digestivo cuando lo combinas con muchos líquidos.

Una mujer está bebiendo un batido verde mientras mira el móvil

En general, cuando comes demasiado, sientes el estómago pesado porque tu sistema digestivo está trabajando a toda marcha y el cuerpo no puede aportar energía al entrenamiento. Esto también se aplica a los batidos de proteína. El elevado contenido de proteína es mucho más beneficioso para el crecimiento muscular después del entrenamiento.

2. No empieces a entrenar sin un objetivo claro

Cada vez que entrenes, piensa en lo que quieres conseguir ese día o empieza un plan de entrenamiento de la app adidas Training para tener una estructura. Si tienes un objetivo claro en mente, es mucho más probable que sigas con el plan. Conseguirás más energía y evitarás hacer ejercicios aleatorios que no te ayudan a cumplir tu objetivo. Aprovecha bien el tiempo.

Ten en cuenta la recuperación:

Has conseguido salir de casa e ir al gimnasio, ¿pero sigues sin motivación y no tienes ningún plan? Hazle un favor al cuerpo y usa este tiempo para estirar y recuperarte. También puedes usar un rodillo de espuma para liberar los nudos y llegar al tejido de la fascia. Así te llenarás de energía para tu siguiente entrenamiento.

3. Sáltate el estiramiento estático antes de entrenar

Todos hemos oído que debemos estirar antes de entrenar. Los dos tipos de estiramiento principales son el estático y el dinámico. Muchos estudios han demostrado que estirar aumenta la flexibilidad y previene lesiones. (1) 

 

Dos mujeres estirando

Qué tipo de estiramiento es mejor para cada momento:

  • El estiramiento estático es más efectivo después de un entrenamiento. Después de hacer ejercicio, los músculos empiezan a tensarse, por lo que estirar los relajará y te mantendrá flexible. Recuerda que también puedes estirar en los días de descanso. 
  • Antes de entrenar deberías calentar los músculos y tendones mediante un estiramiento dinámico. Debes intentar hacer movimientos suaves durante los ejercicios del estiramiento. El objetivo es activar el tejido conectivo y prepararte para el entrenamiento. 

4. Nada de bebidas alcohólicas

Los efectos negativos son obvios: una pequeña cantidad de alcohol es suficiente para reducir el control sobre tu cuerpo. También afecta la coordinación y la concentración, lo que significa que no podrás realizar los ejercicios de forma correcta y puedes malinterpretar la intensidad, lo que te llevará a padecer agujetas y notarás los músculos y los tendones tensos al día siguiente.

Una mujer estirando

5. No te pases con el agua

Es importante mantener el cuerpo hidratado, pero no te bebas una botella entera antes de entrenar. Bebe pequeños tragos durante el entrenamiento. Si bebes demasiada agua, tu estómago se llenará y esto puede provocar náuseas y dolores.

Llénate de energía

Si el cansancio te supera, tómate un espresso antes de entrenar. Algunos estudios han probado que el café puede tener un efecto positivo en tu rendimiento.(2) La cafeína estimula el sistema nervioso y los neurotransmisores. También puedes echar una siesta reparadora de 20 minutos, que es el mismo tiempo que la cafeína tarda en hacer efecto.

***

CALIFICA ESTE ARTÍCULO

Tom Koscher Como entrenador personal y coach de running, a Tom le encanta motivar y plantear retos con sus entrenamientos. ¡Le resulta imposible rechazar un desafío fitness! Su lema personal: "¿por qué andar si puedes correr?". Ver todos los artículos de Tom Koscher »