10 rituales rápidos y sencillos para aliviar el estrés y relajarte

¿Tienes los hombros tensos, el cuello te duele y aprietas la mandíbula? ¿Te suena algo de esto?

Cuando nos estresamos, el cuerpo activa una respuesta de combate y libera hormonas como la adrenalina y el cortisol. El corazón late más deprisa y se acelera la respiración. Estos cambios fisiológicos llevan a menudo a tener dolor de cabeza y músculos tensos, que es lo último que necesitamos tener en un día ajetreado.

Dolor de cabeza y estrés

Yo era consciente de todo esto y a menudo no reconocía las señales físicas de estrés que sufría a tiempo, así que lo ignoraba y lo posponía. Después empecé a buscar rituales que me ayudaran a combatir el estrés al principio y así aprender a relajarme más. La mayoría de las veces no puedo hacer nada contra los factores externos de estrés, pero puedo elegir cómo enfrentarme a ellos.

Aquí tienes 10 rituales para aliviar el estrés y calmarte

1. Rutina matutina vigorizante

Yo me levanto todos los días a las 5 a.m. y me paso la primera hora haciendo una mezcla de distintos rituales. Me encanta ponerme descalza en la hierba debajo de un árbol y ver el amanecer o simplemente disfrutar de una taza caliente de té. Después me siento concentrada y lista para empezar el día. Intenta descubrir qué es lo que te funciona a ti a encontrar la concentración. ¡La mañana es el mejor momento!

Taza de té por la mañana para aliviar el estrés

2. Hacer pequeños rituales a lo largo del día

Tener rituales nos ayuda a estar relajados más rápidamente. A mí me gusta escuchar música con resonancia Schumann (7.83 Hz), que tiene un efecto relajante en todo el cuerpo. Siempre me llevo una botellita de aceite de menta y me lo pongo en las manos varias veces al día. Me ayuda a respirar más fácilmente y el aroma es muy agradable. También tengo un reloj en mi mesa que cada 3 minutos me recuerda que debo tomar pequeños descansos para respirar hondo y relajar los hombros.

3. Conecta contigo mismo

Si sientes que los niveles de estrés aumentan, intenta escuchar a tu propio cuerpo. ¿Qué necesita en este momento? A menudo ayuda tocarte el pecho, el estómago y la espalda, darte un masaje con los dedos o frotarte las manos. Intenta estar de pie con los pies de forma rectangular en el suelo, da sensación de estabilidad. Estamos acostumbrados a actuar según lo que pensamos, pero nos solemos olvidar del cuerpo y lo que sentimos, que es lo realmente nos beneficia.

4. Sacúdete

Desfógate, siente los músculos y alivia el estrés. A mí me encanta sacudirme. Sí, sí, sacudirme. Lo aprendí observando a mi perro, que siempre lo hace cuando está estresado o molesto. Así que empecé a sacudir mi cuerpo durante cinco minutos por la mañana (mejor si es con música) y lo encontré liberador y energizante. También es perfecto para cuando vas al baño 🙂

5. El poder del sonido

Algunas frecuencias pueden relajar el cuerpo. Yo he creado mi propia lista de reproducción con ritmos binaturales (que procuro escuchar con cascos). Son una tecnología de entretenimiento con ondas cerebrales que te inducen rápidamente en un estado de meditación. Las ondas alfa son especialmente buenas para reducir los niveles de estrés. Neurocientíficos del Reino Unido han recopilado una lista de las diez canciones más relajantes para reducir el estrés y la ansiedad. Puedes encontrarlas en esta lista de Spotify.

6. Respira. Respira. Respira.

Parece muy sencillo, pero nos hemos olvidado de cómo respirar profundamente desde el abdomen. Pon la mano en la parte baja del abdomen y respira con la nariz y expulsa el aire por la boca. Hacerlo emitiendo sonido cuando espiras puede ayudarte a aliviar aún más tensión. Puede que hayas oído hablar de la técnica de respirar por cada lado de la nariz, en la que se inhala el aire por un orificio nasal y se expulsa por el otro. Tiene un efecto armónico en todo el sistema.

Técnicas de respiración para aliviar el estrés

7. Comer puede ser estresante

¿Sueles tomarte otro café o comes algo dulce para tener un chute de energía? Desafortunadamente esta estrategia puede ser contraproducente ya que la cfeína y el azúcar más bien aumentan los niveles de estrés. ¿Qué tal si te tomas un café descafeinado o una manzanilla? No suena tan apetecible, pero te puede ayudar y están deliciosos 🙂

8. Alimentos deliciosos para los nervios

Escoge alimentos que fortalezcan los nervios. Algunas buenas opciones son un puñado de frutos secos, un plátano, un yogur o un trozo de chocolate negro. Los aguacates y los trozos pequeños de jengibre también son buenas opciones.

Frutos secos para aliviar el estrés

9. Pon todos tus sentidos

¿Cómo se escucha poniendo todos los sentidos? Pon los pies en el suelo, planos y separados a la anchura de las caderas y concéntrate en pensar lo siguiente: “¿Qué veo?, ¿qué escucho?, ¿huelo o saboreo algo?, ¿cómo se sienten mis manos?”. Esta sencilla técnica puede reducir los niveles de estrés en segundos y podrás entrenar la capacidad de concentración.

10. Escribe y alivia el estrés

Yo siempre tengo un cuadernito a mano porque escribir me ayuda a aliviar el estrés. La escritura libre consiste en poner una alarma y escribir cualquier cosa que se te pase por la cabeza. Si no puedes pensar en nada, entonces escribe que no puedes pensar en nada. 5 minutos de escritura libre al día pueden ayudarte a aclarar la mente y relajarte.

Para mí éste es el mejor momento del año, pero también el más estresante y cuando mis rituales me ayudan más. Puede que hagas algunos al pie de la letra y que adaptes otros a tu manera. Es fascinante ver lo diferentes y parecidos que somos todos y puede que lo importante sea simplemente averiguar qué te funciona mejor.

¡Que tengas un día estupendo y relajado!

Hasta pronto,

Vera

***

CALIFICA ESTE ARTÍCULO

Vera Schwaiger Vera ha estudiado dietética y psicoterapia y su lema. Vive según la famosa frase de Einstein: "La vida es como una bicicleta. Para mantener el equilibrio hay que seguir avanzando". Ver todos los artículos de Vera Schwaiger »

Leave a Reply