Running de vacaciones: 4 factores a tener en cuenta

El verano ya llegó y seguro que tienes alguna escapadita programada próximamente. Para mucha gente, el running también es una forma de relajarse y recargar las pilas. Por eso muchos runners no se pueden ni imaginar unas vacaciones sin ir a correr. Así que te traemos 4 cosas a tener en cuenta si quieres continuar tu rutina de running también en tus vacaciones:

Mujer corriendo en París

1. Las vacaciones no son un campamento de entrenamiento

Muchos runners que se están preparando para una carrera usan sus vacaciones como una oportunidad para llevar su entrenamiento al límite. Sin embargo no deberías olvidar que tus vacaciones están diseñadas para que tengas tiempo de recuperarte del ajetreo de la vida diaria. Cuídate de que tu rutina de running no sea un factor de estrés. Deberías decidir tú mismo si lo quieres dejar y relajarte o si quieres continuar.

Por supuesto, el running es una forma genial de relajarte y aliviar el estrés de la vida diaria. Pero cuando estés de vacaciones no te centres tanto en la distancia, el ritmo o la intensidad. También puedes tomarte un descanso de tu plan entrenamiento y probar otro deporte, como la natación. Este cambio puede mejorar tu rendimiento de running a largo plazo.

A veces, menos es más:
Estar de vacaciones significa descansar. No te fuerces a entrenar si tu cuerpo necesita un descanso.

2. No olvides a tus compañeros de viaje

Si quieres correr estando de vacaciones, necesitarás encontrar un equilibrio entre tus necesidades y las de quien te acompañe en el viaje. No hay nada más desagradable que que tus compañeros de viaje tengan que organizar su día en torno a tu plan de entrenamiento.

Mi consejo: Las mejores horas para correr son la mañana temprano y la noche. Además, es una buena idea que animes a tus compañeros a participar en la carrera contigo. ¡Juntos es mejor!

3. Ábrete a nuevas oportunidades

Correr de vacaciones no debería estar orientado a ningún objetivo. La mente también se puede beneficiar de algo de variedad además de tu rutina de running. Ábrete y descubre nuevas cosas: haz nuevas rutas y descubre nuevos paisajes. Así podrás conocer un poco el área antes de visitarla como turista.

Mi consejo:

Antes de salir, asegúrate de que el GPS funciona y de que tienes un mapa descargado. De esta forma no te tendrás que preocupar de encontrar el camino de vuelta.

Hombre estirando

4. Acostúmbrate a las nuevas condiciones

Presta atención a las nuevas condiciones de la zona que estás visitando y no subestimes este esfuerzo: climas distintos, zonas horarias o superficies desconocidas pueden tener un fuerte impacto en el cuerpo. Además, la intensidad del sol es de vital importancia en los meses de verano. Si hay viento, puede que sea difícil calcular la temperatura.

Asegúrate de que bebes suficiente agua a lo largo del día para evitar deshidratarte. También debes darle tiempo al cuerpo para que se acostumbre a estas nuevas condiciones.

Disfruta tu experiencia de running también de vacaciones

Seguir con tu running también de vacaciones tiene un montón de beneficios: puedes añadir esta experiencia a tu programa de vacaciones y eliminar el estrés de la vida diaria. Las vacaciones son el momento de recargar las pilas y disfrutar de tu merecido descanso del trabajo.

Pero no te olvides que las vacaciones son el mejor momento del año 🙂 Libera tu mente de tus pensamientos y responsabilidades. Ahora es el momento de relajarse, así que no pasa nada si quieres dejar tus zapatillas de running fuera de la maleta.

***

CALIFICA ESTE ARTÍCULO

Sascha Wingenfeld Sascha, entrenador de salud y activo triatleta, entrena a runners (profesionales o aficionados) desde hace más de 10 años. "Me encanta mi trabajo y me encanta correr". Ver todos los artículos de Sascha Wingenfeld »

Leave a Reply