¿Sueño después de comer? 6 consejos para llenarte de energía

Nahaufnahme von einem Teller mit frischem Gemuese.

Llevas un buen rato esperando la hora de comer. Llega el momento y te comes tu almuerzo, te sienta genial, pero después de terminar te entra una modorra insuperable. ¿De dónde viene esta sensación? En el artículo de hoy te contaremos por qué te sientes así y cómo lo puedes evitar.

¿Te entra sueño después de comer? Esto es lo que pasa en tu cuerpo

Cuando comes, el cuerpo empieza a funcionar a toda marcha. Empieza con el proceso digestivo: la cantidad de sangre en el estómago y los intestinos aumenta y llega menos oxígenos al cerebro. Esta falta de oxígeno se traduce en una forma de fatiga.

Algo que también influye en cómo te sientes: si comes alimentos altos en azúcar y carbohidratos simples (por ejemplo, pasta o pan blanco), el cuerpo liberará más insulina. Este pico en la subida de la insulina lleva a un colapso y te hará sentir cansado, bajo de energía y tendrás dificultades para concentrate. Y, ¿qué te va a apetecer sintiéndote así? ¡Más azúcar! Si quieres tener más energía y ser más productivo a lo largo del día, prueba a reducir la ingesta de azúcar.

Una mujer y un hombre estirando en un puente

6 consejos para evitar la fatiga después de comer

1. El desayuno es la clave:

Desayunar te activa y evita que tengas ataques de hambre a lo largo del día (algo que también te puede causar fatiga). Además, si tomas el desayuno no comerás tanto a la hora de comer. Así no estarás tan cansado después de comer.

2. La hidratación es importante:

¿Te has pasado a la hora de comer? Ten cuidado: mucha gente confunde la sensación de tener sed con la de tener hambre. Asegúrate de que estás bebiendo suficiente agua. La siguiente ecuación te puede ayudar a calcular cuánta agua necesitas cada día: 30 ml por cada kilo de peso = ml de agua al día.

3. Hacer ejercicio ayuda:

Un paseo corto después de comer te puede ayudar. El aire fresco y el ejercicio aportan un montón de oxígeno al cerebro. Si no puedes salir, abre la ventana de la oficina y respira un poco de aire puro. O puedes hacer 20 sentadillas: no te llevará mucho tiempo y favorecerás la circulación de la sangre.

Mujer cortando limones y limas

4. Planifica tus pausas para el café:

Si crees que beber cinco cafés te va a despertar, recuerda este dicho alemán: “hacer mucho no siempre ayuda mucho”. Tomar una bebida con cafeína está bien porque liberas adrenalina. Pero más de una tiene el efecto contrario, así que sentirás mucho cansancio. Si necesitas un chute de energía no esperes demasiado entre la comida y el cafelito o tendrás problemas para dormir por la noche.

5. Echa una siesta: 

Por supuesto no todo el mundo se puede permitir el lujo de echarse una siesta después de comer. Pero ya hay muchas empresas que cuentan con salas tranquilas donde los empleados puedan descansar 10-20 minutos. Esta es la duración ideal para levantarte despejado. Si duermes más puede que te levantes sintiéndote aún más cansado.

6. No te saltes la comida:

Sólo porque te sientas fatigado después de comer no hay razón para dejar de comer. Prueba a comer menos o mejor. ¿Te apetece una comida sabrosa que no te caiga como una piedra en el estómago? Prueba esta receta:

Puedes preparar esta ensalada de quinoa por la noche (preparar la comida te ayudará mucho) y tomarla al día siguiente para comer.

Hay muchos alimentos que contienen triptófanos que te llevan a tener más sueño. Intenta moderarte con los siguientes:

  • Leche
  • Carne: cerdo, pollo, ternera
  • Pescado: atún, caballa, salmón, trucha
  • Queso: parmesano, emmental, edam, brie, camembert
  • Cereales: avena, productos con harina de escanada
  • Frutos secos: nueces, arándanos, avellanas

¿Quieres más recetas para tu siguiente pausa para comer? ¡Puedes encontrar un montón en Runtasty!

***

CALIFICA ESTE ARTÍCULO

Tina Sturm-Ornezeder Tina es una apasionada de la palabra escrita, los aguacates y el yoga y es, sobre todo, muy curiosa. Le encanta descubrir nuevas tendencias e informar sobre ellas. Ver todos los artículos de Tina Sturm-Ornezeder »

Leave a Reply