Cookies help us deliver and optimize our services. By continuing to use our services, you agree to our cookie policy.

El Pardo, sus senderos y trialeras 33.78 km Mountain Biking

00:59:46

Estimated Duration

11.81 km/h

Avg. Speed

1

Athletes

1

Activities

Location

-

Elevation

743 m/743 m

Estimated Calories burned

-

Description

Los tracks en El Pardo suelen ser un lío y por eso ni intentamos seguirlos... y nos perdemos esta pequeña maravilla. Hemos tratado de hacer una guía con lo más representativo de El Pardo, cogiendo sendas y caminos, subidas y bajadas, que nos harán dudar de si realmente estamos casi en el centro de Madrid. No hemos podido evitar cuatro cruces de caminos para dejar una ruta del agrado de todos, pero pensamos que ampliando el track se aprecia suficientemente bien y con analizarlo unos minutos antes de hacerlo sería suficiente. De todos modos somos conscientes de que nos dejamos algunas c...

Read more.

Los tracks en El Pardo suelen ser un lío y por eso ni intentamos seguirlos... y nos perdemos esta pequeña maravilla. Hemos tratado de hacer una guía con lo más representativo de El Pardo, cogiendo sendas y caminos, subidas y bajadas, que nos harán dudar de si realmente estamos casi en el centro de Madrid. No hemos podido evitar cuatro cruces de caminos para dejar una ruta del agrado de todos, pero pensamos que ampliando el track se aprecia suficientemente bien y con analizarlo unos minutos antes de hacerlo sería suficiente. De todos modos somos conscientes de que nos dejamos algunas cosas y sitios, pero hacerlos complicaría el seguimiento del track. No es una ruta fácil, el arranque es un calentamiento de piernas de unos 20 minutos que nos conducirá a uno de los clásicos miradores. Avanzaremos luego por una senda rápida -tanto como quieras o te atrevas- de la que nos saldremos en unos cientos de metros a la derecha para iniciar unas eses divertidas que nos servirán de anticipo de lo que vendrá al final. Al terminar estas eses ascenderemos un poco hasta llegar a un cruce que apenas se ve a la izquierda (no os despistéis en la subida) ya que el camino que tomaremos nos pilla "a la espalda". Bordearemos, con unas increíbles vistas, el perfil de uno de los cerros que nos conducirá zigzagueando hasta un cruce en el que, tomando la derecha, bajaremos por una sendita estrecha que nos hará desembocar en el río de arena que deberemos atravesar para tomar, a la derecha, el camino que asciende lentamente paralelo a la valla que delimita la zona de El Pardo privada al público. En estas fechas hemos tenido la sobrecogedora experiencia de asistir a la Berrea, un espectáculo acústico que se quedará grabado a fuego en la memoria. Según llegamos arriba y nos demos de bruces con la carretera, giraremos a la derecha y comenzaremos una bajada sin dificultad técnica pero que podrás hacer, entre árboles y bancos de arena, a la velocidad que dicte tu sentido común. Y hoy nos lo debimos dejar en casa..... En un momento dado nos sonará la zona: cogeremos el mismo punto que antes para atravesar el río de arena, pero ahora torceremos a la izquierda para, bajando El Escalón que nos encontraremos enseguida -prudencia a los menos experimentados, aunque no tiene gran complicación, hay alternativa una decena de metros a la izquierda-, dirigirnos en una ascensión mantenida hasta la parte más alta de El pardo, en la que tras serpentear un poco entre caminos, desembocaremos en las Tres Gracias... Algunos las llaman así por las gracias que dan cuando, al verlas a lo lejos, decidimos buscar alternativa... Tres subidas del 22 -y más- por ciento con otras pequeñas rampitas en medio que con su 10% suponen un verdadero alivio. Como no podía ser menos, las Tres Gracias nos regalarán una buena dosis de raíces, cárcavas y terreno suelto que pondrá a prueba la fuerza de nuestra musculatura y nuestra habilidad para posicionarnos en la bici. Obviamente se pueden hacer montados en la bici.... Al terminar la última -obviamente cada subida tiene su correspondiente bajada no exenta de sorpresas, nada técnicas, pero hay que ir con cuidado por lo suelto del terreno-, avanzaremos paralelos a la zona de adistramiento de perros de la Guardia Civil para, dejándola a la espalda, adentrarnos en el bosque hasta toparnos con la valla metálica que nos servirá de excusa para seguirla... hacia arriba, como iba a ser de otro modo. Los que coronen con algo de resuello tendrán algo de garantía de que físicamente podrán acabar la ruta.... Bajaremos por cualquiera de las pistas y caminos que nos dejen en la zona del Restaurante (que al principio habíamos llegado subiendo por su otro extremo), para dejarlo a nuestra derecha y en un fugaz baja-sube coger el bonito sendero de nuestra izquierda, casi volviendo y que, sin demasiada pendiente ni exigencia, nos dejará en las inmediaciones del Palacio de la Real Quinta. Aprovecharemos el muro para, siguiendolo hacia abajo descubrir uno de esos lugares míticos de El Pardo. Un corto paso de raíces que permitirá conocer las reacciones de nuestra suspensiones en estas situaciones... Realmente no es nada exigente, pero muchos se acongoj(on)an al verlo. Cruzando la carretera de acceso a La Quinta, iniciaremos una entretenida subida entre arbustos, raíces y cárcavas y roderas. Llegaremos casi a la tapia superior de El Pardo (al otro lado sentiremos los golpes de los golfistas), y ya tendremos la sensación de que estamos en la zona más transitada por los riders más extremos. Avanzaremos entre una maraña de cruces de caminos y llegaremos a un punto entre arbustos donde parece que no sigue el camino, pero sí lo hay, y será la primera gran bajada del día. Todas tendrán un perfil similar, y en las que sólo habría que prevenir de cierto desnivel y algunos garrotes en pendiente en los que hay que tener claro donde apoyar la bici, porque realmente no tienen ninguna exigencia demasiado técnica. En esta primera bajada algún banco de arena y algún repecho, que nos pillará desprevenidos y a contramano "con todo metido", nos servirán para calentar los motores para lo que nos espera. Llegamos abajo, torcemos a la izquierda por un camino arenoso y al toparnos con la valla del tren, torceremos a la izquierda (ojo con el salto de justo antes la valla) para iniciar la ascensión, con la valla a nuestra derecha, que a algunos se hace eterna. Arriba, otra vez cerca de la tapia de El Pardo, cogeremos el primer camino que nos quede a la derecha y avanzaremos unos pocos cientos de metros para, según atravesamos la verja con pivotes de madera que delimita la zona del campo de tiro, coger la cresta que nos conducirá por una senda que nos hará sentir que hemos cambiado de planeta. En el cruce de caminos cogeremos, como no, el que más sube, para lentamente ir ganando altitud y darnos de bruces con una zona en la que de pronto cambia la vegetación y hasta el color del terreno, oscureciéndose por completo. Y este juego de colores y luces tiene que contribuir a un curioso efecto óptico, porque parece mentira que esa cuestita que parece "ná" desde lejos cueste tantísimo... Tras superarla, enseguida llegaremos a la torre de vigilancia junto al campo de tiro... y, claro, nos tiraremos como poseídos por esa entretenida y ratonera bajada. Una vez abajo buscaremos la senda paralela a la carretera, que nos hará llegar hasta el límite de El Pardo, con su valla de metal que nos dirigirá hasta la entrada de la bajada más corta de la zona, que nos servirá para practicar los apoyos en los peraltes y nos invitará a conducir la bici con la cadera y los hombros. Llegamos abajo y avanzaremos unos pocos metros para desviarnos enseguida a la derecha y volver a sub(fr)ir para llegar otra vez arriba y buscaremos la esquina de la tapia mientras vemos a algunos privilegidos jugar al golf en día laborable... (estarán haciendo negocios, claro). Justo en ese punto está el arranque de la siguiente bajada, aunque no lo parezca al principio, pero en la primera curva, esculpida por el paso de miles de ruedas, nos daremos cuenta de que sí que es bajada, sí... (hay paso alternativo a la izquierda). Esta bajada es otra sucesión de curvas con apoyo, garrotes y zonas arenosas, y ojo porque a mitad de bajada os encontraréis un paso, un pequeño salto, que la gente trata de evitar por ambos lados pero que realmente lo más fácil es seguir recto. Abajo ya algunos tenían los ojos inyectados en sangre, así que decidí subir como un martillo pilón por la tercera subida de la zona. Y cuando llegamos arriba y vieron la cresta y el perfil de la bajada ni preguntaron. Los que pudieron bajaron las tijas y yo me quedé con los menos avezados, que aún así bajaron como verdaderos demonios. En un visto y no visto llegamos a la carretera que conduce al Campo de Tiro. Alguno sugirió volver a subir para bajarla otra vez... y les convencí de que cruzaran la carretera y comenzaran El Tubo... Sin palabras. Porque lo único que se escuchaban eran gritos y jolgorio... Decidimos subir por la senda que va paralela a la carretera que baja de La Quinta, pasamos por debajo del puente de la via del tren y torcimos a la izquierda. La subida, que casi todos hacen de bajada, la verdad es que está bien, es preciosa y se hace entretenida hasta de subida, pero a nosotros lo que nos movía era llegar a la Tríada, tres caminos de subida/bajada a cada cual más loco... al final aplicamos algo de racionalidad (también habíamos ido muy fuerte) y decidimos hacer un único tramo y optamos por bajar por el menos complicado de los tres. Y todos disfrutaron y alucinaron con esta senda -ojo que hay algún punto muy castigado y con demasiada arena, a la más mínima duda, no olvidéis que no hay que demostrar nada a nadie. Algunos decidieron alargar un poco la ruta por la zona más endurera y complicada del Pardo, pero he optado por quitarla de este track para dejar una ruta complicada pero asequible para los que tengan algo de experiencia y control de la bici -yo pondría una dificultad moderada, pero viendo quién es el usuario normal de El Pardo prefiero avisar-. Al final se quedan 34 kilómetros que dejarán desechos a algunos, con su ración de subidas, zigzags y bajadas de infarto. Lo dicho, una ruta que pensamos que es una buena panorámica de lo que podemos encontrar en el Pardo.

Ratings (2)

Average rating (5.0)

Rating details

2
0
0
0
0

Tags

Gravel

Trail

Exercise

Groups

Fun

Flat

more

Gravel

Trail

Exercise

Groups

Fun

Flat

Undulating

Steep

Normal Frequented

Accessible